Kefir

Cómo hacer kéfir y cuáles son sus beneficios

En este artículo hablamos de cómo hacer kéfir y cuales son sus beneficios. El kéfir es un producto lácteo, elaborado a partir de leche fermentada. Es similar al yogur, aunque como tiene una consistencia más fina puede ser disfrutado como bebida, al igual que la leche.

El kéfir es un lácteo delicioso, es una oferta fácil de vender para cualquiera que ame el yogur. El kéfir es ácido, muy espeso (¡y cremoso!), es como un batido. Además está lleno de esos probióticos buenos para ti de los que tanto se habla. Piensa en el kéfir como un yogur bebible. Mejor aún, puedes saltarte la tienda de comestibles y hacerlo tú mismo en la encimera de tu cocina.

Se dice que tiene su origen en la palabra turca «Keif» que significa «buena sensación», y se cree que se originó hace siglos de los pastores de las montañas del Cáucaso.

¿Qué es el kéfir?

El kéfir es un producto lácteo fermentado similar en muchos aspectos al yogur y al suero de leche. Es la forma en que se elabora el kéfir lo que lo hace realmente único – en lugar de calentar la leche, añadir un cultivo, y mantenerla caliente como se hace con el yogur, todo lo que se necesita para hacer kéfir son los granos de kéfir.

Los granos de kéfir no son realmente granos. Estos «granos» son en realidad estructuras celulares diminutas, gomosas y con aspecto de nudos que son el hogar de las bacterias y la levadura que fermentan el kéfir.

Kefir

¿Cómo funciona?

Es extremadamente simple. Añade una cucharadita de estos granos de kéfir a una taza de leche, cubre el vaso y déjalo reposar a temperatura ambiente durante 24 horas. Durante este tiempo, las bacterias y la levadura sanas de los granos de kéfir fermentarán la leche, evitando que se eche a perder al transformarla en kéfir.

Cuando esté listo, el kéfir se habrá espesado hasta alcanzar la consistencia del suero de leche y tendrá un sabor notablemente picante, como el del yogur. Cuele los granos para poder usarlos en otro lote, y el kéfir estará listo para beber.

Mientras se mantengan saludables, puedes reutilizar los granos de kéfir indefinidamente para hacer un lote tras otro. Y la mejor manera de mantenerlos sanos es seguir utilizándolos. Puedes hacer un nuevo lote de kéfir aproximadamente cada 24 horas  con sólo poner los granos de kéfir en una taza de leche fresca. Se debe tener en cuenta que la temperatura de tu cocina puede influir en el tiempo exacto para estar listo.

Con el tiempo, los granos se multiplicarán y podrás descartar el extra o compartirlo con tus amigos. También puedes tomarte un descanso en la preparación del kéfir poniendo los granos en una nueva taza de leche y guardándola en la nevera.

¿Cuáles son los beneficios del kéfir para la salud?

Al igual que el yogur y otros productos fermentados, el kéfir está lleno de probióticos, que ayudan a una digestión saludable. El proceso de fermentación también cambia algunas de las estructuras proteicas de la leche, facilitando su digestión. Algunas personas que no pueden tolerar la leche, a menudo no les sucede cuando beben kéfir.

El kéfir se considera un superalimento entre otros productos lácteos, incluso más que el yogur.

Además de las bacterias beneficiosas, los granos de kéfir suelen contener cepas de levadura que pueden metabolizar la lactosa. Cuando añades granos de kéfir a la leche, éstos consumen la lactosa de la leche, produciendo una bebida fermentada que está cargada de bacterias beneficiosas y levadura.

Debido a su proceso, las personas que son intolerantes a la lactosa pueden consumir kéfir casero, ya que las bacterias presentes en el kéfir descomponen gran parte de la lactosa.

¿Qué leche usar?

Los granos de kéfir funcionan mejor con leche entera de origen animal, es decir, leche entera de vaca, de cabra y de oveja. Usted puede hacer kéfir con éxito con leche reducida en grasa, pero si nota que sus granos se comportan de manera lenta o tardan cada vez más en fermentar la leche, póngalos de nuevo en un frasco de leche entera para refrescarlos. Puede usar leche cruda o pasteurizada, pero evite la leche pasteurizada a temperatura ultra alta (UHT).

Si buscas una opción no láctea, intenta hacer el kéfir con leche de coco. Como la leche de coco carece de las proteínas y nutrientes que tiene la leche animal, los granos de kéfir perderán su vitalidad después de un tiempo. Para refrescarlos, póngalos de nuevo en un poco de leche de origen animal y haga un lote o dos. Desafortunadamente, no he tenido éxito en hacer kéfir con leche de almendras, leche de soja u otras leches sin lactosa.

¿Qué puedo hacer con el kéfir?

Puedes beber el kéfir tal como está, directamente. También puedes añadir kéfir a los batidos y a otras bebidas como si usaras yogur o leche normal.

El kéfir es fantástico para hornear. Úsalo en lugar de yogur, leche o suero de leche en cualquier receta que hagas.

Kefir

Recetas elaboradas con yogurt: << Bizcocho de yogurt >> << Polos de yogur con crema de cacao y avellanas >> << Tarta de queso y yogurt al limón >>

¿Esto es seguro? ¿Qué puede salir mal?

La práctica de hacer kéfir ha existido por varios miles de años, y era tradicionalmente una forma de preservar la leche fresca y hacerla durar más tiempo. Esto es para decir, sí, es seguro. Las bacterias y levaduras sanas de los granos de kéfir bloquean cualquier bacteria dañina, que de otra manera se apoderaría de la leche que se deja a temperatura ambiente.

He estado haciendo kéfir durante años, y la única preocupación real con la que me he encontrado es la temperatura ambiente. Los granos de kéfir necesitan una temperatura ambiente promedio de entre 15ºC y 30ºC grados. Por debajo de los 15ºC, los granos se vuelven lentos, por lo que podría tomar más tiempo hacer el kéfir.

Por encima de 30°C, la leche se echa a perder más rápido de lo que los granos pueden cultivar, y esto crea un ambiente inseguro para los granos (y para ti). Evite hacer kéfir en días muy calurosos de verano si no tiene aire acondicionado.

Además, asegúrese de hacer su kéfir en un frasco de vidrio ya que los granos pueden debilitarse por el contacto con el metal. Por un contacto breve, como usar un colador de metal o agitar con una cuchara de metal, no pasa nada.

¿Es mejor hecho en casa o comprado en la tienda?

Hacer kéfir en casa es mucho mejor que comprarlo en el supermercado, porque:

a) Tienes el control de los ingredientes. La mayoría de las marcas comerciales añaden azúcar y saborizantes. Cuando lo haces en casa, sabes exactamente lo que usas, y puedes mantenerlo lo más natural posible.

b) Es más barato – Si quieres incorporarlo en tu rutina diaria, descubrirás que comprar los granos y fabricarlos tú mismo, a la larga será mucho más barato que comprar la alternativa comprada en la tienda.

¿Cómo guardar su bebida de kéfir?

Recomiendo guardarla en la nevera hasta 2 días. También puede guardarla en el congelador hasta 1 mes.

¿Qué se puede elaborar con kéfir?

Bébalo directamente, o agréguelo a los batidos o a otras bebidas. También puedes usarlo en lugar de yogur, suero de leche o leche cuando hagas pasteles, panecillos o panqueques.

¿Dónde comprar granos o cultivo inicial en polvo?

La manera más fácil de conseguir granos de kéfir es encontrar un amigo que ya tenga un montón de ellos.

También puedes comprar granos de kéfir en línea, están fácilmente disponibles en los mercados en línea más comunes.

Los cultivos iniciales en polvo de kéfir vienen en prácticos sobres y también están disponibles en línea.

Kefir

Cómo hacer kéfir

Ingredientes

  • 1 taza de leche, preferiblemente entera (ver Notas de la Receta)
  • 1 cucharadita granos de kéfir activo (Ver Notas de la Receta)

Cómo preparar kéfir casero

  1. Mezcle la leche y los granos en un frasco: Vierta la leche en un frasco de vidrio limpio (no metálico) y añada los granos de kéfir. La leche puede estar fría o a temperatura ambiente, cualquiera de las dos está bien.
  2. Cubra el frasco: Cubra el tarro con una tela de queso, una toalla de papel o una servilleta limpia y asegúrelo con una banda elástica. No utilice una tapa en el tarro ya que la acumulación de dióxido de carbono de los granos en fermentación puede causar que se acumule presión en el frasco, y en casos extremos, causar que reviente.
  3. Fermentar durante 12 a 48 horas: Almacenar el frasco a temperatura ambiente (la ideal es alrededor de 20°C) lejos de la luz solar directa. Revise el frasco cada unas 8 horas. Cuando la leche se haya espesado y tenga un sabor picante, estará lista. Esto normalmente lleva unas 24 horas a temperatura ambiente; la leche fermentará más rápido a temperaturas más cálidas y más despacio a temperaturas más frías. Si la leche no ha fermentado después de 48 horas, cuele los granos e inténtelo de nuevo en un lote fresco (esto ocurre a veces cuando se usan granos de kéfir nuevos, cuando se refrescan los granos de kéfir secos o cuando se usan granos que han sido refrigerados).
  4. Colar los granos de kéfir: Coloque un pequeño colador preferiblemente plástico, sobre el recipiente que usará para almacenar el kéfir. Cuele el kéfir para que los granos queden en el colador.
  5. Transfiera los granos a la leche fresca: Revuelva los granos en una taza de leche fresca y deje que fermenten de nuevo. De esta manera, se puede hacer un lote fresco de kéfir aproximadamente cada 24 horas. Para tomar un descanso en la fabricación de kéfir, coloque los granos en leche fresca, cúbralos bien y refrigérelos.
  6. Beba o refrigere el kéfir: El kéfir preparado puede usarse o beberse inmediatamente, o taparlo y guardarlo en el refrigerador hasta una semana.

Kefir

Notas de la receta

  • Activando los granos de kéfir secos: Si compró sus granos de kéfir en forma seca, actívelos remojándolos en leche fresca a temperatura ambiente. Cambie la leche cada 24 horas hasta que los granos comiencen a fermentar la leche y hacer kéfir. Puede tomar de 3 a 7 días para que los granos de kéfir se vuelvan completamente activos.
  • Qué leche usar: El kéfir funciona mejor con leche entera de vaca, cabra, oveja u otro animal. Puede usar leches bajas en grasa, pero refresque los granos en la leche entera si dejan de fermentar el kéfir adecuadamente. Se pueden usar leches crudas o pasteurizadas, pero evite las leches pasteurizadas a temperatura ultra alta (UHT).
  • Hacer más o menos kéfir: Necesitará alrededor de una cucharadita de granos para fermentar de 1 a 2 tazas de leche. También puedes fermentar menos leche, pero la fermentación será más rápida. Tus granos comenzarán a multiplicarse con el tiempo, permitiéndote fermentar más leche si lo deseas. Mantenga una proporción de aproximadamente una cucharadita de granos por cada taza de leche.
  • Tomar un descanso en la fabricación de kéfir: Para tomar un descanso de la fabricación de kéfir, transfiera los granos a un frasco con leche, cúbralo bien y refrigérelo hasta un mes.
  • Qué hacer si su kéfir se separa: A veces el kéfir se separa en una capa sólida y una capa lechosa si se deja demasiado tiempo. En este caso solo tendrá que agitar el frasco o batir el kéfir para mezclarlo. Si esto le sucede regularmente, revise su kéfir antes de las 8 horas.

Leave a Comment