chirimoya fruta

8 Sorprendentes beneficios de la chirimoya

En este artículo queremos compartir 8 sorprendentes beneficios de la chirimoya, una fruta tropical de delicioso sabor.

La chirimoya (Annona cherimola) es un fruto verde, con forma de cono, con piel escamosa y carne cremosa y dulce. Se cree que es oriunda de las montañas de los Andes de Sudamérica, y se cultiva en zonas tropicales de gran altitud.

Debido a su textura cremosa, la chirimoya a menudo se come con una cuchara y se sirve a temperatura ambiente o fría. La chirimoya tiene un sabor dulce similar al de otras frutas tropicales, como el plátano y la piña.

Es rica en fibra, vitaminas y minerales, puede aumentar la inmunidad, combatir la inflamación y preservar la salud de los ojos y del corazón.

Sin embargo, ciertas partes de la chirimoya contienen toxinas que pueden dañar el sistema nervioso si se consumen en grandes cantidades.

He aquí 8 beneficios sorprendentes de la chirimoya

1. Alto contenido de antioxidantes

La chirimoya está cargada de antioxidantes, que combaten los radicales libres. Los altos niveles de radicales libres pueden causar estrés oxidativo, el cual está asociado con enfermedades crónicas, incluyendo el cáncer y las enfermedades cardíacas.

Ciertos compuestos de la chirimoya, como el ácido caurenoico, los flavonoides, los carotenoides y la vitamina C, tienen poderosos efectos antioxidantes.

En un estudio realizado se comprobó que tanto la cáscara como la pulpa son excelentes fuentes de antioxidantes, y que los compuestos de la cáscara son especialmente eficaces para prevenir el daño oxidativo.

Los antioxidantes carotenoides de la chirimoya pueden ser particularmente poderosos.

Las investigaciones demuestran que los alimentos ricos en carotenoides pueden mejorar la salud ocular y reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y ciertos tipos de cáncer.

2. Puede mejorar tu estado de ánimo

La chirimoya es una excelente fuente de vitamina B6 (piridoxina). De hecho, 1 taza (160 gramos) de la fruta contiene más del 30% de la cantidad diaria que se necesita.

La vitamina B6 juega un papel importante en la creación de neurotransmisores, incluyendo la serotonina y la dopamina, que ayudan a regular el estado de ánimo. Los niveles inadecuados de esta vitamina pueden contribuir a los trastornos del estado de ánimo.

De hecho, los bajos niveles de vitamina B6 en la sangre están relacionados con la depresión, especialmente en los adultos mayores. Al aumentar los niveles de esta importante vitamina, la chirimoya puede ayudar a reducir el riesgo de depresión relacionado con la deficiencia de vitamina B6.

3. Puede beneficiar la salud de los ojos

La chirimoya es rica en el antioxidante carotenoide luteína, uno de los principales antioxidantes que ayuda a mantener una visión saludable.

Varios estudios asocian el alto consumo de luteína con una buena salud ocular y un menor riesgo de degeneración macular relacionada con la edad, que provoca daño ocular y la pérdida de la visión.

La luteína también puede proteger contra otros problemas oculares, entre ellos las cataratas, que es como una nube en el ojo por lo que causa mala visión, llegando a la pérdida de la misma.

Un examen de ocho estudios reveló que las personas con los niveles más altos de luteína en la sangre tenían un riesgo 27% menor de desarrollar cataratas, en comparación con las que tenían los niveles más bajos.

Por lo tanto, el consumo de alimentos ricos en luteína, como la chirimoya, puede mejorar la salud de los ojos y combatir afecciones como la DMAE y las cataratas.

chirimoya fruta

Otros artículos que te pueden interesar: <<Bebidas para perder peso>> <<Conociendo los vinos de Marsala>>

4. Puede prevenir la presión arterial alta

La chirimoya tiene un alto contenido de nutrientes que ayudan a regular la presión sanguínea, como el potasio y el magnesio.

En particular, 1 taza (160 gramos) de la fruta tiene el 10% del índice diario recomendado de potasio y más del 6% de magnesio.

Tanto el potasio como el magnesio promueven la dilatación de los vasos sanguíneos, lo que a su vez ayuda a reducir la presión arterial. La presión arterial alta puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas y derrames cerebrales.

En un examen se observó que el consumo del índice diario recomendado de potasio -4.700 mg por día- puede reducir la presión arterial sistólica y diastólica en unos 8 y 4 mm Hg, respectivamente.

Otro examen de 10 estudios determinó que las personas con una mayor ingesta de magnesio tenían un riesgo 8% menor de sufrir hipertensión arterial, en comparación con las personas con la ingesta más baja.

5. Puede promover una buena digestión

Una taza (160 gramos) de chirimoya ofrece casi 5 gramos de fibra dietética, que es más del 17% del índice diario recomendado.

Debido a que la fibra no puede ser digerida o absorbida, añade volumen a las heces y ayuda a moverlas a través de los intestinos.

Además, las fibras solubles – como las que se encuentran en la chirimoya – pueden alimentar a las bacterias buenas de tu intestino, así como someterse a la fermentación para producir ácidos grasos de cadena corta. Estos ácidos incluyen butirato, acetato y propionato.

Los ácidos grasos de cadena corta son fuentes de energía para el cuerpo y pueden proteger contra las inflamaciones que afectan al tracto digestivo, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Al apoyar las evacuaciones intestinales saludables y nutrir las bacterias intestinales, la chirimoya y otros alimentos ricos en fibra pueden promover una salud digestiva óptima.

6. Puede tener propiedades anticancerígenas

Algunos de los compuestos de la chirimoya pueden ayudar a combatir el cáncer.

Los flavonoides de la chirimoya incluyen catequina, epicatequina y epigalocatequina. Algunos de estos flavonoides han demostrado detener el crecimiento de las células cancerosas en estudios de laboratorio.

Un estudio encontró que el tratamiento de las células cancerosas de la vejiga con epicatequina condujo a un crecimiento y replicación celular significativamente menor, en comparación con las células que no recibieron este flavonoide.

Otro estudio observó que algunas catequinas -incluyendo las de la chirimoya- detenían hasta el 100% del crecimiento de las células cancerosas del seno.

Además, los estudios de población sugieren que los individuos que consumen dietas ricas en flavonoides tienen un menor riesgo de desarrollar ciertos cánceres – como los de estómago y colon – que las personas cuyas dietas son bajas en este compuesto.

Sin embargo, se necesitan más estudios en humanos para comprender plenamente cómo los compuestos de chirimoya afectan al cáncer.

7. Puede combatir la inflamación

La inflamación crónica está vinculada a varias enfermedades peligrosas, entre ellas las enfermedades cardíacas y el cáncer.

Notablemente, la chirimoya proporciona varios compuestos antiinflamatorios, incluyendo el ácido caurenoico.

Este ácido tiene fuertes efectos antiinflamatorios y se ha demostrado que disminuye ciertas proteínas inflamatorias en estudios con animales.

Además, la chirimoya cuenta con catequina y epicatequina, antioxidantes flavonoides que han demostrado tener poderosos efectos antiinflamatorios en estudios de laboratorio y en animales.

Un estudio observó que los ratones alimentados con una dieta enriquecida con epicatequina habían reducido los niveles en la sangre del marcador inflamatorio de la proteína C reactiva (CRP), en comparación con un grupo de control.

Los altos niveles de CRP están asociados con la aterosclerosis, un endurecimiento y estrechamiento de las arterias que aumenta significativamente el riesgo de enfermedades cardíacas.

8. Puede aumentar su inmunidad

Al igual que otras frutas tropicales, la chirimoya está cargada de vitamina C, un nutriente que refuerza el sistema inmune al combatir las infecciones y enfermedades.

La deficiencia de vitamina C está relacionada con el deterioro de la inmunidad y el aumento del riesgo de infecciones.

Los estudios realizados en seres humanos revelan además que la vitamina C puede ayudar a disminuir la duración del resfriado común. Sin embargo, las investigaciones son contradictorias y se han centrado principalmente en los suplementos, más que en la vitamina C en la dieta.

El consumo de chirimoya y otros alimentos ricos en esta vitamina pueden aumentar la inmunidad y ayudar al cuerpo a combatir las infecciones.

chirimoya fruta

Los efectos secundarios de la chirimoya

Aunque la chirimoya ofrece impresionantes beneficios para la salud, contiene pequeñas cantidades de compuestos tóxicos.

La chirimoya y otros frutos de la especie Annona contienen annonacina, una toxina que puede afectar al cerebro y al sistema nervioso.

De hecho, estudios de observación en zonas tropicales vinculan el alto consumo de los frutos de la Annona con un mayor riesgo de un tipo específico de enfermedad de Parkinson que no responde a los medicamentos comunes.

Todas las partes de la planta de chirimoya pueden contener annonacina, pero ésta se concentra más en las semillas y la piel.

Para disfrutar de la chirimoya y limitar su contenido de annonacina, retire y deseche las semillas y la piel antes de comerla.

Si está especialmente preocupado por la annonacina o tiene la enfermedad de Parkinson u otra condición del sistema nervioso, puede ser mejor evitar la chirimoya.

Cómo comer chirimoya fruta

La chirimoya se puede encontrar en muchas tiendas de comestibles y de alimentos saludables, pero puede no estar disponible dependiendo de su ubicación.

Debe ser almacenada a temperatura ambiente hasta que se ablande, y luego guardada en la nevera hasta tres días.

Para preparar la chirimoya, retire y deseche la piel y las semillas, y luego corte la fruta en trozos. Es ideal para consumir en el desayuno, en bocadillos y en dulces. Es deliciosa en una ensalada de frutas, en batidos o mezclada con yogur o avena. También puedes comerla cortando la fruta por la mitad y luego sacando la carne con una cuchara.

Conclusión

La chirimoya, es una fruta tropical dulce con una textura cremosa que está cargada de nutrientes beneficiosos que pueden mejorar tu estado de ánimo, la inmunidad y la digestión.

Sin embargo, esta fruta contiene pequeñas cantidades de compuestos tóxicos, especialmente en la piel y las semillas. Para consumir chirimoyas de forma segura, primero hay que quitar la piel y las semillas.

Esta fruta única puede ser una gran adición a una dieta sana y equilibrada.

¿La chirimoya y la guanábana son lo mismo?

No, pertenecen a la misma familia son frutas diferentes. El nombre científico de la chirimoya es Annona cherimola y el de la guanábana es Annona muricata.

¿Cómo elijo las chirimoyas maduras?

Lo primero es fijarte en el color, si es verde claro y al tocarla está dura todavía está verde, si es verde oscuro con algún moteado negruzco y está suave, ya está madura.

Leave a Comment