fideuá

Hoy quiero compartirte una receta de fideuá, muy fácil y rápida de hacer. Pero antes, quiero contarte de donde salió la idea de escribir sobre esta deliciosa comida.

Días atrás viendo las noticias, mi Paladar Mental me transportó a Valencia. En cuanto la Fallera Mayor dijo: ¡”Puede comenzar la Mascletà!

Junto con las primeras notas explosivas, en mi cerebro explotaron memorias de la capital del Turia.

Pude sentir en mi boca y nariz el olor a pólvora de las mascletàs.

fideuá

Por mi mente pasaron los elegantes trajes de los falleros, la Nuit del foc y sus fabulosos castillos de fuegos artificiales, lo golfo que me sentí participando en la “despertà” y las sensaciones encontradas de la “crema” lucha de contrarios entre el dolor de ver una obra de arte siendo pasto de las llamas y la fascinación ancestral por el fuego.

La memoria del paladar me trajo a la boca el código de sabores del Fideuá, esa maravillosa versión de la paella.

Las Fallas, esos días y noches de bullicio, belleza, petardos, asombro y adrenalina me marcaron a fuego (nunca mejor dicho) la imagen de Valencia.

Recordar  la emoción al tocar las paredes del número 14 de la Plaza del Miracre del Mocadoret, donde por varios años vivió junto a su familia, un niño que sería nuestro más grande entre los grandes, José Martí.

Tener la posibilidad de jugar pelota con un grupo de cubanos en uno de los terrenos de béisbol más sui generis del mundo, pues está construido en el lecho del rio Turia, que como un gran parque atraviesa la ciudad.

Tantas cosas que recordar y compartir contigo. Ya te contare más de Valencia en otra ocasión.

Pero hoy te voy a enseñar a hacer un fideuá o fideuada tal y como me la enseñó a hacer Mari Ángeles, quien además de ser la mejor cicerone que te puedas encontrar, nos alimentó con las más típicas y ancestrales recetas de la cocina popular Valenciana.

Fue ella quien me contó la leyenda del fideuá.

Reza la leyenda que un marinero de Gandía, harto de que el patrón del barco comiese tanto de la paella, que no dejaba nada del sabroso arroz para la tripulación, decidió un día cambiar el arroz por fideos, a ver si de esta manera el goloso capitán dejaba algo para el resto. Según parece la picaresca no funcionó, pero creó un plato sabroso como pocos.

Cómo hacer el auténtico Fideuá

Ingredientes para 4 (a no ser que invites al gandío)

  • 300 g. de Rape troceado
  • 150 g. de camarones
  • 4 Cigalas
  • 4 Langostinos
  • 400 g. de fideos Nº 2 o 3
  • 150 g. de tomate triturado
  • 4 dientes de ajo grandes
  • Pimentón dulce
  • Azafrán
  • Aceite de oliva
  • 1 litro de caldo de pescado
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil

Preparación

  1. En una paella o paellera, si no tienes una paella, puedes utilizar una sartén grande o una olla baja y grande. fideuá
  2. Cubre el fondo de esta con una capa fina de aceite de oliva y dora las cigalas y los langostinos.
  3. Añades los ajos picaditos y el tomate, remueve bien y agregas el Rape cortado en cubos.
  4. Sazonas con sal, pimienta y el pimentón.
  5. Cubre todo esto con el caldo de pescado y deja hervir.
  6. Cuando esté hirviendo y el caldo se haya reducido un poco, incorpora los fideos y el azafrán.
  7. Si fuese necesario puedes añadir más caldo o agua.
  8. Mantén el fuego alto hasta que el caldo se reduzca por completo.
  9. Entonces baja el fuego al mínimo por cinco minutos.
  10. En esos cinco minutos moja un paño con agua caliente, exprímelo, apaga el fuego, cubre el fideuá con el paño húmedo y espera cinco minutos.

¡Ya puedes servir!

Maridando el Fideuá

Aunque generalmente se toma como aperitivo o coctel, te propongo acompañar el fideuá con Agua de Valencia, que de agua tiene poco pero mucho de valenciana.

Ingredientes

  • Una botella de Cava Dominio de Requena fideuá
  • 2 oz de Vodka Stolichnaya
  • 2 oz de Gin Monkey 47
  • Zumo de naranja
  • 1 cucharadita de Azúcar
  • Hielo

Preparación

  1. En una jarra grande con hielo pones dos rodajas de naranja.
  2. Añades el azúcar, el vodka y el gin.
  3. Remueve ligeramente para disolver el azúcar.
  4. Finalmente incorporas el zumo de naranja y la Cava.

La mesa servida y las copas llenas… Es hora de decir “Bon Profit” y ¡a disfrutar!

¡Adeu nano! Y a la vuelta… ya tú sabes… ¡Picadillo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí