Masa de pizza

Mi receta perfecta de masa de pizza. Garantizado desaparecer de los platos de mi familia cada vez. Una de las comidas que siempre desaparecen de los platos de mis hijos es la pizza (a menos que sea una pizza experimental con corteza de coliflor – ¡que no ha ido bien!

También les gusta participar en la elaboración de la pizza – “ayudando” a amasar la masa, esparciendo el tomate, rociando el queso y eligiendo sus propios ingredientes. Es una gran manera de empezar a interesarles en cocinar su propia comida, algo que es importante para mí a medida que crecen.

Masa de pizza

Si tienes hijos, ¿cocinas con ellos? ¿Qué te gusta hacer?

Otras recetas de pizza fáciles de hacer >> Pizza a la carbonara

Esta receta de masa de pizza es muy fácil de hacer y la masa se puede congelar (sin cocer), así que puedes hacer una hornada grande y guardarla en el congelador en porciones de una o dos personas para una comida rápida en otro día (siempre y cuando te hayas acordado de descongelarla). ¿Por qué no probar la masa haciendo mi receta de pizza favorita?

Masa de Pizza básica

Tiempo Activo: 15 minutos
Duración total: 2 horas
Hace una base para pizza de 10 unidades (2 porciones)

Ingredientes

  • 175g  harina
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • ½ cucharada levadura seca de acción rápida
  • ½ cucharadita de sal
  • 120 ml de agua (caliente)

Masa de pizza

Preparación

  1. Poner la harina (175g), la levadura (½ cucharadita) y la sal (½ cucharadita) en un tazón grande – Poner la sal y la levadura en lados opuestos del tazón para evitar que la sal reste fuerza a la levadura antes de que tuviera la oportunidad de trabajar.
  2. Hacer un pozo en el centro y añadir la mitad del agua (60 ml), mezclar bien con las manos.
  3. Continuar añadiendo un poco de agua a la vez hasta que toda la harina haya sido incorporada a la masa. La masa debe ser ligeramente pegajosa pero no descuidada – Si accidentalmente agrega demasiada agua, añada un poco de harina y mezcle hasta que tenga la consistencia adecuada.
  4. Unte un poco de aceite de oliva en una superficie de trabajo clara y amase la masa en el aceite, siga añadiendo un poco de aceite hasta que se haya incorporado 1 cucharada – El aceite de oliva ayuda a evitar que la masa se pegue a la superficie y le da sabor al pan. La masa puede a veces llegar pegajosa mientras se amasa, mantener la perseverancia, mejorará, y no serás tentado a agregar más harina o terminarás con una base seca, pesada de la pizza.
  5. Seguir amasando la masa hasta que esté lisa, elástica y si la estiras delante de una fuente de luz podrás ver la luz que entra sin que la masa se rompa.
  6. Dejar reposar por 1-1/2 horas (o durante la noche en el frigorífico) hasta que la masa se haya duplicado en tamaño – Lo importante aquí es que la masa se dobla en tamaño, no en el tiempo. La cantidad de tiempo que la masa necesita para probar puede variar en función de la temperatura de la habitación, por lo que si no se duplica en tamaño, dejarla un poco más largo.
  7. Una vez que la masa haya doblado su tamaño, retírela del recipiente y amasa un par de veces para eliminar todo el aire.
  8. Precaliente el horno al ventilador 220°C

CONSEJO

Para una base realmente bien cocida, coloque una bandeja vacía en el horno hasta que esté caliente. Haga la pizza en una hoja de papel para hornear u otra estera resistente al horno y, antes de cocinarla, coloque la pizza en la bandeja de hornear caliente.

  1. Conforme la masa va formando un círculo de aproximadamente ½ cm de grosor, cubre con tus aderezos elegidos.
  2. Hornee en el horno por aproximadamente 12 minutos, hasta que la corteza esté dorada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí