Papada de cerdo ibérico

La gastronomía española es conocida en todo el mundo por su delicioso jamón ibérico, pero no hay que subestimar otras partes del cerdo ibérico. La papada de cerdo ibérico es una pieza suculenta y relativamente económica en comparación con otras partes del cerdo ibérico, lo que la convierte en una excelente opción para aquellos que buscan disfrutar de la gastronomía ibérica sin gastar mucho dinero.

La papada de cerdo ibérico tiene una estructura similar a la de la panceta, con una deliciosa mezcla de carne entreverada con grasa. Esta carne es conocida por su sabor excepcional, gracias a la alimentación a base de bellotas que reciben los cerdos ibéricos. Si se cocina adecuadamente, la papada de cerdo ibérico se vuelve tierna por dentro y crujiente por fuera, lo que la convierte en una delicia gastronómica.

Para cocinar la papada de cerdo ibérico, es importante conseguir una pieza de calidad en un lugar de confianza. Si se vive en las zonas de producción de cerdo ibérico, como Andalucía o Extremadura, es probable que se pueda encontrar fácilmente. Para aquellos que no viven cerca de estas zonas, siempre se puede recurrir a tiendas en línea especializadas.

Al cocinar la papada de cerdo ibérico, es importante tener en cuenta que la pieza tiene mucha grasa y exudará una buena parte durante el asado. No se debe desechar esta grasa, sino filtrarla y conservarla para usarla como manteca de cerdo en futuras recetas.

Para cocinar la papada de cerdo ibérico, se recomienda utilizar una técnica de doble cocción en el horno a baja temperatura. Esto asegura que la carne se cocine de manera uniforme y quede tierna por dentro. Para terminar, se puede dorar la corteza en la parte superior para que quede crujiente.

Papada de cerdo ibérico 2

Papada de cerdo ibérico

Ingredientes

  • 1 kg de papada de cerdo ibérico
  • 1 cucharada de comino en grano
  • 50 g de manteca de cerdo ibérico a temperatura ambiente
  • Sal al gusto
  • 150 ml de vino fino o manzanilla

Papada de cerdo ibérico 3

Cómo hacer la papada de cerdo ibérico

  1. Para preparar la papada de cerdo ibérico en doble cocción, lo primero que necesitamos es el condimento adecuado. En este caso, podemos usar comino y manteca de cerdo ibérico a temperatura ambiente.
  2. Podemos triturar o majar una cucharada de comino y mezclarlo con 50 g de manteca ibérica. Este condimento le dará a la carne un sabor y aroma únicos que se combinarán perfectamente con la textura de la papada.
  3. Una vez tengamos el condimento listo, colocaremos la papada en una fuente apta para horno con la corteza hacia abajo.
  4. Es importante salar generosamente y untar la carne con la manteca condimentada.
  5. Verter 150 ml de vino en el fondo de la fuente y agregar algo más de sal en la base.
  6. A continuación, taparemos la fuente con papel de aluminio para que quede bien cerrada y meteremos la papada en el horno previamente calentado a una temperatura baja (90ºC con aire / 110ºC con calor arriba y abajo) durante 5-6 horas.
  7. Debemos tener en cuenta que el tiempo final dependerá del tamaño y calidad de la papada.
  8. Transcurridas las 5 horas, es importante comprobar que la papada esté bien cocida. Para ello, podemos introducir un palillo en el centro de la carne y comprobar que salga fácilmente. Si no es así, podemos prolongar el asado el tiempo que sea necesario hasta que la carne esté muy tierna.
  9. Una vez la papada esté cocida, la daremos la vuelta para que la corteza quede hacia arriba y la subiremos a la bandeja del horno para acercarla al grill.
  10. Allí, la doraremos con el grill a máxima potencia durante unos 10 minutos, aunque esto puede variar dependiendo de la potencia de cada grill. El objetivo es conseguir que la corteza quede crujiente y dorada.
  11. Finalmente, retiraremos la papada del horno y la colocaremos en una tabla de cortar.
  12. La cortaremos en tajadas finas y estas en trozos para servir de inmediato. La grasa que haya quedado en la fuente puede ser filtrada y guardada para usar en otras recetas.
  13. Si sobra papada asada, podemos recalentarla fácilmente cortándola en lonchas y pasándolas ligeramente por el grill. De esta forma, quedará como recién hecha y se mantendrá su sabor y textura únicos.

Papada de cerdo ibérico 4

¿Qué es la papada ibérica?

La papada ibérica es una pieza de carne que se encuentra en la zona de la barbilla y la garganta del cerdo ibérico. Se trata de una parte jugosa y con una textura rica en grasa, lo que la convierte en una delicia gastronómica muy apreciada en la cocina española. Esta pieza de carne es similar a la panceta, y está compuesta por una capa de piel, varias capas de grasa y algo de carne entreverada. La grasa que se encuentra en la papada es lo que le da su sabor característico y su textura jugosa, lo que la convierte en una pieza perfecta para cocinar a baja temperatura durante varias horas en el horno. Si se cocina de esta manera, la papada ibérica queda tierna por dentro y crujiente por fuera, lo que la convierte en un manjar exquisito. Además, la papada ibérica es una pieza relativamente económica dentro del tesoro gastronómico que es el cerdo ibérico, lo que la convierte en una opción perfecta para aquellos que quieran disfrutar de la deliciosa carne ibérica sin tener que gastar demasiado dinero.

¿Qué otro nombre recibe la papada?

Recetas Populares

Scroll al inicio