Tostadas francesas

Esta receta de Tostadas francesas con azúcar y canela es una delicia. Quedan crujientes por fuera y suaves por dentro. No necesitas agregarle ningún sirope.

He estado en un frenesí de preparación de comida en estos días. Estoy en esta misión de simplificar cada paso en las recetas porque no quiero ni una pizca de estrés en estos días pre-vacacionales.

Hasta ahora me ha ido de maravilla. Esta semana he estado haciendo la lista de las recetas y de las compras para no estresarme a última hora. Quiero adelantar todo lo que pueda hacer antes de mis vacaciones para que sean un poco más suaves.

Principalmente las carnes son una de las cosas que más temo, siempre me parece poca cantidad. Ya estoy cortando y congelando todos los ingredientes para los acompañamientos.

No pueden ni imaginarse la alegría que me da saber que una cena ya está planeada y parcialmente preparada. Una cosa menos de la que preocuparme. Espero poder seguir con esta planificación porque es increíble como adelanto, de lo recomiendo de verdad.

Hoy me decidí por hacer y congelar estas deliciosas tostadas francesas con azúcar y canela para los desayunos. Cuando hice la primera tanda la dejé que se refrescara con la intención de congelarla, pero terminamos por comérnoslas todas. Son tan buenas y fáciles de hacer que casi siempre desaparecen las primeras.

Otras recetas francesas fáciles de hacer >> Oeufs en cocotte

Lo que fue bueno porque recordé que, para congelarlas y calentarlas en el momento de comerlas, el recubrimiento de azúcar de canela no queda bien. Así que esto me sirvió para volver a mi vieja receta de tostadas francesas que tiene la canela y el azúcar mezclados junto con la mezcla de huevo.

Tostadas francesasPara un desayuno completo y nutritivo, puedes acompañar estas tostadas francesas con fresas frescas, huevos revueltos y salchicha.

Una de las cosas que más me gusta de esta receta es que no necesitas ningún sirope. La capa del azúcar con la canela es todo lo que necesita para darle un sabor delicioso. Estos palitos de tostada francesa también te podrían servir perfectamente para un postre o para un brunch.

Y no me importa lo que digan, estas tostadas francesas saben mucho mejor que las tostadas francesas tradicionales. Aunque al final son lo mismo, de alguna manera, al ser de forma tal que las puedas comer con los dedos las hace que sean fabulosas.

Te recomiendo duplicar o triplicar la receta porque seguro que querrás comerte la primera tanda al instante.

Para hacer los mejores palitos de tostadas francesas sigue estos consejos:

Usa un pan grueso y con mucha miga, preferiblemente de 2 ó 3 días, un poco seco es perfecto. El pan suave y fresco no sirve porque absorberá demasiado de la mezcla de huevo, resultarán unas tostadas francesas empapadas y se desbaratarán. Mi pan tenía 3 días y luego lo dejé en la meseta de la cocina toda la mañana y toda la tarde para secarlo aún más.

Cocínalas en mantequilla. ¡Sí, mantequilla! Mucha mantequilla caliente y chisporroteante, les dará a los palitos de tostadas francesas un exterior dorado, crujiente y delicioso.

Haz primero una de prueba. Puede ser necesario un poco de práctica para saber cuándo se ha mojado el pan el tiempo suficiente. Si se deja reposar el pan en la mezcla de huevo demasiado tiempo, estará empapado o deshecho en el medio. Si no se sumerge lo suficiente, entonces las tostadas francesas serán como pan simple en el medio en lugar de esa textura interior esponjosa y ligeramente cremosa que se supone que tienen las grandes tostadas francesas. Una muestra de prueba es mejor si no estás seguro.

A continuación, puedes seguir, paso a paso, la receta de las tostadas francesas con azúcar y canela.

Tostadas francesas con azúcar y canela

Ingredientes

  • 4 rebanadas de pan del día anterior
  • 2 huevos
  • ¼ taza de leche (uso leche entera)
  • 2 cucharadas de natas dobles (48% de materia grasa)
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla
  • ¼ taza de azúcar granulada
  • ½ cucharada de canela en polvo
  • 2 cucharadas de mantequilla

Tostadas francesasCómo preparar tostadas francesas con azúcar y canela

  1. Corta cada rebanada de pan en 3 para conseguir unos palitos iguales y resérvalos.
  2. En un tazón grande, bate los huevos.
  3. Añade la leche, las natas y la vainilla y revuelve hasta que tengan un color uniforme. Reserva.
  4. En otro tazón grande mezcla el azúcar y la canela. Reserva.
  5. Sumerge los palitos de pan en la mezcla de huevo asegurándote de que estén totalmente cubiertos, sacúdelos para que suelten el exceso de la mezcla.
  6. Colócalas en un plato o en una bandeja mientras sumerges el resto del pan.
  7. Calienta la mantequilla en una plancha o sartén grande a fuego medio.
  8. Cuando la plancha esté caliente, coloca las rebanadas de pan remojadas en la plancha o sartén.
  9. Cocina hasta que ambos lados estén dorados (volteándolos una vez).
  10. Retira las tostadas francesas directamente de la sartén y colócalas en la mezcla de azúcar con canela.
  11. Dale vueltas para cubrirlas totalmente. Tienes que hacerlo rápidamente para que cada palito esté caliente cuando vaya para la mezcla de azúcar y canela.
  12. Retira de la mezcla de azúcar y canela.
  13. Puedes servirlos calientes o esperar a que se refresquen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí