alimentos funcionales

Para nadie es desconocido que la principal función de las dietas alimentarias es aportar al organismo los nutrientes necesarios para un excelente desarrollo y crecimiento. Es por esto que hoy, hablaremos de los alimentos funcionales.

Estudios que se han realizado en las últimas décadas han demostrado como ciertos alimentos contribuyen de manera excepcional en todos los procesos llevados a cabo en el interior del cuerpo humano, además de influir psicológicamente en el progreso de la persona.

alimentos funcionales

Además en el artículo de hoy, vamos a poder conocer cuáles son los alimentos que ayudan en la prevención de enfermedades y que producen efectos psicológicos en el organismo.

Comencemos conociendo que el término de alimento funcional nació en la década de los 80 en el Japón, y fue tras el desarrollo de ciertos alimentos que se elaboraron con el único objetivo de aportar una mejor calidad de vida y reducir el riesgo de contraer enfermedades.

Son considerados alimentos funcionales todos aquellos que forman habitualmente parte de la dieta diaria y que contienen entre sus nutrientes componentes biológicamente activos que ofrecen beneficios para la salud. Entre ellos se destacan alimentos que poseen determinados minerales, vitaminas, ácidos grasos y antioxidantes. Lo que hace que se clasifiquen como alimento funcional, es que estos no se adquieren de forma natural, sino que son producto del ingenio humano, por lo cuál, aún existen muchos países que no integran dentro de sus leyes esta definición de alimentos funcionales, como son los países miembros de la Unión Europea.

alimentos funcionales

Sin embargo, se ha descubierto también, que muchos de los alimentos tradicionales que forman parte de nuestra alimentación cotidiana, pueden realizar también grandes aportes al organismo, por la calidad de sus nutrientes, entre estos se encuentra: las frutas, las verduras, los granos, las hortalizas y los productos lácteos.

Lo más importante de todo, es que la elaboración de estos alimentos deben partir de de una regulación tanto médica como ética, para evitar que en vez de un bien para el organismo, a la larga traiga complicaciones a la persona  humana. Para esto se han creado comités y encuentros, para llegar entre los países que aceptan este tipo de alimentos, a crear unas leyes y regulaciones por las que controlar la producción de estos alimentos en los laboratorios químicos.

Muchos aún se muestra escépticos ante esta realidad, lo que no hay que olvidar es que muchos de los productos que actualmente conocemos y consumimos, nacieron fruto de mezclas e injertos realizados en los laboratorios. Por lo cual no podemos dejarnos llevar por miedo y decir simplemente no, lo más sensato es seguir de cerca estas noticias y los avances de la ciencia y la técnica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí