colorantes naturales

Cómo hacer colorantes naturales

En este artículo comparto cómo hacer colorantes naturales. Cuando se trata de colorantes alimentarios, me gusta utilizar los que son naturales siempre que sea posible.

Hay tantos hermosos colores en la comida, así que ¿por qué no usarlos? Especialmente para las galletas y pasteles decorados, me encanta utilizar los colorantes naturales en los glaseados.

Si quieres probarlo tú mismo (¡hazlo!), sigue leyendo para ver algunos consejos y varias recetas para prepararlos y utilizarlos en glaseados.

colorantes naturales

Otros artículos que te pueden interesar: <<Piña cristalizada>> <<Cómo hacer una bandeja de frutas hermosa>>

Consejos para hacer colorantes naturales de alimentos

1) Elija la fuente de color.

Las fuentes de colorantes naturales se pueden encontrar por todas partes, y muchas pueden estar ya en tu despensa o en tu nevera. Más adelante encontrarás más información sobre cómo convertir unos ingredientes simples en colorantes naturales que puedes utilizar en tus recetas. Aquí relaciono algunos ingredientes con los que puedes dar color a tus comidas.

  • Rosa: fresas, frambuesas
  • Rojo: remolacha, tomate
  • Naranja: zanahorias, pimentón, batata
  • Amarillo: azafrán, cúrcuma, bija
  • Verde: matcha, espinacas
  • Azul: col morada + bicarbonato de sodio
  • Púrpura: arándanos, batata púrpura
  • Marrón: café, té, cacao
  • Negro: carbón activado, tinta de calamar

2) Considere el sabor.

Una cosa que los colores naturales de los alimentos tienen, que los colores comerciales no tienen, es el sabor. Debido a que el color proviene de ingredientes de alimentos reales, una pequeña cantidad de sabor permanecerá en el plato. Cuanto más color añadas, más sabrá a ese ingrediente.

Esto puede no importar mucho para ingredientes como la fruta, el matcha, el café o el cacao, que se usan comúnmente en la repostería, pero hace que las cosas se compliquen para ingredientes como la tinta de calamar y las espinacas, que son mejores para platos salados.

3) Mantenga unas expectativas razonables.

El desafío con los colorantes naturales para alimentos es que no son tan intensos como los comerciales. Así que mi mejor consejo es que lo aceptes de entrada: tu rojo no será un rojo intenso.

La clave para lograr un color más intenso es empezar con una base lo más concentrada posible. Aunque no podrás lograr colores tan intensos, el objetivo de los colorantes naturales es hacerlos tan atractivos como sea posible.

4) Tener en cuenta las bases de polvo frente a las bases líquidas.

Los colorantes naturales para los alimentos se preparan de 2 maneras: en polvos y en líquidos concentrados. En polvos son la forma más fácil de utilizarlos porque se disuelven fácilmente y ya están algo concentrados, lo que significa que pueden dar a un color más intenso.

Puedes comprar muchas frutas y verduras en polvo o puedes hacer las tuyas propias comprando frutas y verduras liofilizadas y pulverizándolas hasta convertirlas en un fino polvo en un procesador de alimentos o un molinillo de especias.

Algunos ingredientes como el cacao, el café, el té y las especias generalmente son en polvo y puedes añadirlos directamente en la receta. Dependiendo del ingrediente, esto puede dar lugar a resultados ligeramente grumosos, por lo que es posible que tengas que disolverlos en una pequeña cantidad de líquido (leche, agua, etc.) de antemano.

La segunda forma es hacer un líquido concentrado. El líquido puede ser un jugo puro, un puré colado o en infusiones con agua: Si tienes un exprimidor, úsalo. Obtendrás el líquido puro, que puedes reducir a la consistencia adecuada.

Los purés también son buenos, aunque pueden contener algunos sólidos (siempre puedes colarlos) y obtener un colorante más espeso. Hice un puré de arándanos, hirviéndolos a fuego lento, haciendo un puré en la batidora y luego colando el puré.

El método de la infusión con agua no da el mejor color, pero es una buena manera de obtener color de ciertos ingredientes que necesitan ser infundidos. Por ejemplo, para la coloración del azafrán, infundí el azafrán en agua caliente.

Cualquiera que sea el método que uses para hacer una base líquida, siempre tienes que reducirla. Cuando se reduce un líquido, el agua se evapora, lo que básicamente asegura que se termine con el color lo más concentrado posible y que se elimine el exceso de agua que podría afectar negativamente a la receta que estás preparando. Generalmente reduzco los líquidos hasta llegar a un cuarto de taza.

5) El calor puede variar el color

Los colorantes naturales son muy buenos para utilizar en aplicaciones frías, como teñir glaseados y esmaltes. Debe tenerse en cuenta que aunque muchos de estos colorantes naturales pueden teñir con éxito productos horneados, como una masa para galletas o una masa para pasteles, el calor puede ser un factor que lo impida, ya que muchos de estos colores pueden cambiar cuando se exponen al calor, perdiendo intensidad o volviéndose marrones.

También hay que tener en cuenta que los colorantes naturales deben enfriarse completamente antes de añadirlos a cualquier receta.

6) Agregar al glaseado y luego decorar.

Una vez que hayas elegido tus colorantes naturales, todo lo que tienes que hacer es añadirlos al glaseado básico. Al igual que con los colorantes de alimentos tradicionales, es mejor añadir el color gradualmente, comenzando con pequeñas cantidades, hasta que consigas el color que quieres. Ten en cuenta que puedes añadir más colorante en polvo que colorante líquido sin afectar a la receta.

Me encanta usar estos colorantes naturales para teñir el glaseado, ya he decorado galletas y tartas usando esta técnica. Puedes hacer una decoración simple y añadir patrones diferentes como puntos y/o rayas de varios colores.

Si agregas los puntos y/o las rayas mientras el glaseado está todavía húmedo, aparecerán planos cuando se seque. Si agregas los puntos y/o rayas una vez que la capa inferior de glaseado está seca, obtendrás un efecto más texturizado. Si quieres ponerte muy elegante, prueba a aplicar las técnicas de marmoleo para hacer algunos remolinos.

colorantes naturales

Recetas para utilizar colorantes naturales en glaseados

Rosa

  1. Añade de 1 a 2 cucharaditas de colorante de fresa por cada taza de glaseado.
  2. Puedes disolver el polvo en 1 o 2 cucharadas de agua antes de añadirlo si quieres minimizar el riesgo de grumos.

Rojo

  1. Añade 1 o 2 cucharaditas colorante natural de remolacha en polvo por cada taza de glaseado.
  2. Disuelva el polvo en 1 o 2 cucharadas de agua antes de añadirlo si quiere minimizar el riesgo de grumos.

Naranja

  1. Añade de 1 a 2 cucharaditas de polvo de zanahoria por cada taza de glaseado.
  2. Disuelva el polvo en 1 o 2 cucharadas de agua antes de añadirlo si quiere minimizar el riesgo de grumos.

Amarillo

  1. Poner a hervir a fuego medio 1 taza de agua y alrededor de 1/8 de cucharadita (1 pizca pequeña) de hilos de azafrán.
  2. Retire la mezcla del fuego y déjela reposar durante 15 minutos.
  3. Colar y luego volver a poner a hervir la mezcla hasta que se reduzca a 3 o 4 cucharadas, luego transferirla a un tazón pequeño y dejar enfriar completamente.
  4. Agregar de 1/2 a 1 cucharadita de color amarillo por cada taza de glaseado.

Verde

  1. Añade de 1 a 2 cucharaditas de matcha por cada taza de glaseado real.
  2. Puedes disolver el polvo en 1 o 2 cucharadas de agua antes de añadirlo si quieres.

Azul

  1. Combina 2 tazas de col morada rallada y 1 1/2 tazas de agua en una olla pequeña.
  2. Ponga la mezcla a hervir a fuego medio.
  3. Retire la mezcla del fuego y déjela reposar durante 15 minutos.
  4. Colar, volver a hervir la mezcla hasta reducir a 3 o 4 cucharadas y luego agregar una pequeña pizca de bicarbonato de sodio para hornear. ¡Esto hará que el color pase de morado a azul!
  5. Pasar a un tazón para enfriar completamente.
  6. Añade de 1/2 a 1 cucharadita de color azul por cada taza de glaseado.

Púrpura

  1. Combina 2 tazas de arándanos y 1/4 de taza de agua en una pequeña olla.
  2. Ponga la mezcla a hervir a fuego medio.
  3. Cocine a fuego lento hasta que las bayas revienten y comiencen a desmoronarse.
  4. Utiliza un pasapurés para machacar las bayas, luego cuela el líquido, desechando los sólidos.
  5. Devuelva el jugo a la olla y deje que vuelva a hervir a fuego lento.
  6. Redúcelo a 1/4 de taza, y luego transfiérelo a un frasco para que se enfríe completamente.
  7. Añade de 1/2 a 1 cucharadita de color púrpura a 1 taza de glaseado.

¿Con el matcha el colorante no queda amargo?

Si le añades mucha cantidad sí puede amargar un poco.

¿La col morada es la col lombarda?

Sí, es el mismo vegetal.

Leave a Comment