Panecillos

Una de mis delicias favoritas es tomar un té de la tarde, y ningún té de la tarde es completo sin unos deliciosos panecillos tipo scone acompañados con mermelada y tal vez hasta con un poco de mantequilla). Pero, ¿qué hace perfecto un panecillo de estos? Ésa es la pregunta que me he propuesto contestar en las últimas semanas.

Para poder responder a esto he horneado (y comido) muchos panecillos, no tienes ni idea de cuántos. Cada hornada ha sido sutilmente diferente de la anterior, hasta que encontré justo lo que estaba buscando: cómo cocinar el panecillo perfecto.

Siempre pienso que los alimentos tradicionales como los bollos deben tener una receta perfecta que todo el mundo sigue. Sin embargo, al igual que con todo lo demás, creo que debería haber una receta simple en la que todos estén de acuerdo, hay cientos, cada uno con un pequeño giro de los creadores.

Después de probar todos estos pequeños “giros”, resulta que (en mi opinión) en el caso de estos panecillos, una simple receta es realmente mejor. He acabado jugando un poco con las cantidades y me gusta añadir polvo de hornear porque hace que se levanten mejor, pero aparte de eso no creo que cambiar suero de mantequilla por leche o azúcar glasé por azúcar los haga mejores o peores.

Otras recetas de panes fáciles de hacer >> Panes de Viena

Mi perfecto experimento de bollería lo empecé con esta receta básica.

  • 500 gr. de harina de harina de trigo
  • 100 gr. de mantequilla
  • 250 ml de leche
  • 50 gr. de azúcar en polvo
  • Una pizca de sal

Encontré que en algunas recetas usan más mantequilla y menos leche – estas tienen un sabor agradable, pero la textura me pareció demasiado quebradiza. Del mismo modo que más leche y menos mantequilla era un poco blanda (sin el sabor extra de la mantequilla). La adición de polvo para hornear hizo que los bollos fueran un poco más altos, haciéndolos más ligeros y suaves. Cambiar el azúcar granulada por azúcar glasé no hizo ninguna diferencia en la textura y la dulzura del azúcar se perdió un poco, lo que significa que necesitarías poner más azúcar.

Cambiar la leche por suero de mantequilla parece ser una recomendación muy popular y los hizo más húmedos, pero mucho más suaves. La leche entera da un sabor mucho mejor que la leche desnatada. Añadir el huevo hizo que los panecillos estuvieran secos y de textura más pastelosa. Cocinarlos durante más tiempo a baja temperatura hizo que el exterior fuera un poco más crujiente. Pincelar la parte superior con leche antes de cocinarlos les dio un bonito color marrón. Sin ella se ven un poco pálidos.

Panecillos

También traté de pincelar la parte superior con huevo, pero encontré que esto hacía la parte superior un poco dura y brillante. También descubrí que necesitaba aumentar un poco el nivel de azúcar y leche de mi receta básica para obtener el perfecto sabor y textura. Una cosa sobre la que todo el mundo parece estar de acuerdo es que se debe manejar la masa lo menos posible. Cuanto más se trabaje, más se acumulará el gluten en la harina y terminará con un panecillo duro.

¿Por qué te estoy diciendo todo esto? ¿Por qué no sigo con la receta? He añadido todo esto por si acaso, por alguna razón, no estás de acuerdo conmigo acerca de lo que hice y esperemos que esto te dé una idea de lo que puedes cambiar para hacer tu panecillo perfecto.

En mis pruebas de sabor en este experimento me acompañaron 2 amigos. Jorge dijo que eran deliciosos (¡gran ayuda!) y todo lo que pude sacar de Javier fue “Creo que sabrían mejor si le agregas unas pasas” (¡también útil!).

Así que al final también he incluido una versión con fruta…

Si te sientes aventurero y deseas variar puedes probar otras variantes llenas de sabores creativos, que incluyan salados, vegetarianos e incluso una versión navideña con brandy, carne picada y mazapán.

Para hacer estos panecillos necesitarás: Un bol o tazón grande, balanza de cocina, cucharas y taza de medir, un cortador redondo de 6 cm de diámetro, pero si tienes más pequeños, no importa, sólo ten en cuenta que podrían cocinarse un poco más rápido. También deberás tener a mano una bandeja de horno y una rejilla para refrescar los panecillos.

Panecillos tipo scone para acompañar el té

Ingredientes

  • 500 gr. de harina de trigo
  • 100g de mantequilla sin sal + un poco de grasa extra para engrasar la bandeja de horno
  • 60 g de azúcar en polvo
  • 1 cucharadita polvo de hornear
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 275 ml de leche entera + un poco más para el glaseado

Para los panecillos con fruta también necesitarás:

  • 100g de pasas
  • 100 ml de agua

Panecillos

Preparación

  1. Si vas a hacer los panecillos con fruta, pon las pasas (100 g) junto con el agua (100 ml) en un tazón y déjalas en remojo durante 20 minutos, la fruta hidratada evita que se queme durante la cocción.
  2. Después de 20 minutos, escurre el agua de las pasas y déjalas a un lado hasta que sea necesario.
  3. Precalienta el horno con ventilación a 220ºC/200ºC.
  4. Engrasa ligeramente una bandeja de hornear con mantequilla (si estás usando una hoja de hornear de silicona no es necesario).
  5. Pon la harina (500g) en un recipiente grande. Corta la mantequilla (100g) en cubos y añádesela a la harina.
  6. Mezcla suavemente con las yemas de los dedos, la mantequilla con la harina hasta que tenga la consistencia de pan rallado.
  7. Agrega el azúcar molido, el polvo de hornear, la sal y las pasas (si vas a usarlas) y mezcla
  8. Espolvorea la sal y el polvo para hornear en la parte superior de la mezcla de harina y mantequilla en lugar de ponerlo en un solo lugar, ya que esto ayudará a asegurar que se distribuya uniformemente.
  9. Haz un pocillo en el centro y añade la leche. Me gusta dejar aparte una cucharada o dos para añadir al final para recoger cualquier resto de harina.
  10. Mezcla la leche con los ingredientes secos con las manos hasta que se hayan juntado en una bola de masa. Si queda algo de harina en la parte inferior o laterales, añade un poco más de leche para ayudar a recogerla. La masa debe estar un poco pegajosa, pero no demasiado.
  11. Coloca la masa sobre la encimera u otra superficie plana y estírala con las manos hasta que quede plana con un espesor de aproximadamente 1 pulgada (no uses el rodillo).
  12. Con la cortadora corta círculos y colócalos en la bandeja de hornear.
  13. Pincela cada panecillo con un poco de leche.
  14. Hornea durante 12-15 minutos, hasta que esté cocido (los golpeo para ver si suenan huecos como se hace con el pan).
  15. Retira del horno y deja que los panecillos se enfríen en una rejilla.

Los puedes servir con mantequilla o con mermelada y queso crema.

Si te ha gustado esta receta de panecillos, no dejes de compartirla en las redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí