tradiciones navideñas

Las tradiciones navideñas o de otra índole, son una parte esencial del humano, nos dan identidad, continuidad y espíritu de pertenencia. Las fechas navideñas por definición son homónimo de dichas tradiciones. Y no solo charlamos de las cestas de Navidad.

Hablando sobre las tradiciones navideñas, el vino es una bebida cotidiana con una rica tradición cultural, en la temporada de Navidad el tema central es llevar a todos más cerca. ¿Por qué razón no añadir las tradiciones relacionadas al vino de todo el planeta en la temporada de vacaciones?

Echa una ojeada a ciertos ejemplos sobre la manera en que el vino se disfruta en el mundo entero y el significado de estas tradiciones.

tradiciones navideñas

Tradiciones Navideñas que tienen en común los pueblos

Brindar y unir las copas

En nuestros días, ningún brindis está completo sin el tintineo de las copas de champagne. Es parte de nuestras vidas que de forma automática se hace.

Más en la temporada medieval el chocar las copas y jarrones, hechas de madera y metal, era una necesidad. Dicha práctica representa una confianza de que el compañero no trata de envenenar a la otra persona.

Hoy día es un símbolo de unión y amistad, ¿más quién podría sospechar que tenga tan extraño origen esta tradición tan inocente?

Un buen vino Portugués

No hace falta tener amigos portugueses para respetar esta tradición: el vino portugués y en especial el Oporto, se remonta a la antigüedad de los fenicios, helenos y romanos. Y los portugueses llevan en su historia el vino como una insignia de honor.

Según lo que parece, en ciertas zonas el vino de Portugal es muy propio de estas fechas, puesto que una copa en noche buena presagia la mejor de las suertes en el año venidero.

Caliente y con canela

El vino caliente se ha ganado la reputación de El Rey de los Vinos de Navidad, debido a su extensa tradición en muchos países europeos. Este vino condimentado los encontramos en casi todos los hogares de europa, a lo largo de los meses fríos del invierno. En muchos casos es el primer contacto de los pequeños con el planeta del vino.

Paletas de vino: más que helado…congelado

En Moldavia, el vino se comía tanto como se tomaba, la idea era concentrar vino a través de congelación para el consumo en una celebración siguiente. Sin mentar que era un sabroso tentempié para los adultos.

tradiciones navideñas

Tradiciones navideñas y maridaje

Las cenas de Navidad son un buen instante para probar estupendos vinos con nuestras recetas preferidas de otrora y lo mejor de las cestas de Navidad . ¿Va a ser jamón, pavo, ganso o bien codornices?

Si se busca opciones de vinos para complementar el alimento de estas fechas; acá una estupenda selección de blancos y tintos polivalentes que son seguros para prosperar la fiesta de Navidad.

Vinos de servir con Jamón

Tintos: Beajolais Nouveau, Pinot Noir, Zinfandel, Tempranillo

Blancos: Riesling y Gewurztraminer

Vinos de servir con Pavo

Rojos: Pinot Noir, Zinfandel, Syrah / Shiraz, Beajolais Nouveau

Blancos: Sauvignon Blanc, Viognier, Riesling, Gewurztraminer

Vinos para acompañar Ganso

Tintos: Zinfandel, Colorado Borgoña, Tempranillo

Blancos: Chardonnay, Sauvignon Blanc

Vinos para servir con Cerdo

Cabernet Sauvignon, Zinfandel, Syrah, Tempranillo

Acercándonos a los tradicionales vinos

Por norma general el vino blanco tiene complejidad para cobijar los sabores fuertes que se hallan en las carnes rojas, con lo que aunque es posible gozar de los vinos blancos con carnes rojas, es bien difícil localizar un buen maridaje.

No hay reglas tratándose de comida y vino en lo que se refiere a maridaje en realidad; el vino tinto puede y debe ir con carnes blancas y pescados igual que los vinos blancos pueden y deben ir con queso (con frecuencia van mejor que los rojos).

El gusto es plenamente subjetivo. El hecho de que un Sauternes es en general admitido como el complemento idóneo para el queso Roquefort, no quiere decir que te deba agradar.

Es bueno siempre y en todo momento expresar personalidad y gusto a la hora del maridaje.

La consideración clave cuando se equipara el alimento y el vino es: la unión. Hay que tomar en consideración el “peso” y la intensidad del alimento y el vino e intentar sostener el equilibrio.

En otras palabras: Comidas ricas y elaboradas con los vinos de peso. Comida ligera y suave con vinos ligeros y jóvenes.

La mesa de estas fiestas se identifica por la diversidad de sabores y texturas. Y aunque hay reglas básicas que respetar en el momento de la mesa; no hay que temer establecer nuevas tradiciones navideñas. Explorar nuevas posibilidades, en la fantástica unión de una sustanciosa cena navideña con un vino de calidad.

Las tradiciones son construcciones que evolucionan con el tiempo, como el hombre mismo: hay que festejar las viejas y jamás parar de crear nuevas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí