café americano

Seguramente, al igual que yo, eres de esos consumidores empedernidos de café y te habrás encontrado en más de una ocasión con el café americano.

Yo, por lo menos me he preguntado por qué se le llama americano a esa forma tan popular de preparar la infusión de este grandioso grano.

Es difícil encontrar el origen de este nombre, pero me arriesgo a dar mis hipótesis. Si tienes otra diferente, puedes añadirla, así entre los dos, quizás logremos descifrar el origen.

café americano

El nombre de “americano” puede hacer referencia al norte del continente de este mismo nombre, específicamente a los Estados Unidos de América, donde es muy común consumir el café en tazas grandes, que en algunos países hispanohablantes se les llama jarra de café.

La característica fundamental es que se prepara y consume con gran cantidad de agua. Quizás intentando hacer una bebida más parecida al .

Esta característica me hace pensar en un país cuya fama y prestigio de su café es universal, me refiero a Colombia.

En este país ubicado en Suramérica, el café es el rey. Se le llama popularmente por el nombre de tintico. Convirtiéndose esta bebida en una infusión de café claro, donde el agua prevalece ante la concentración del grano.

Lo que si estamos seguros es que cuando pedimos un café americano todos estamos claros que es un café suave, incluso, algunas personas se refieren a esta bebida con el sobrenombre de café aguado.

Veamos cómo preparar un café americano auténtico:

Para preparar esta deliciosa bebida, necesitarás muy poco tiempo; pero por spuesto, antes que nada, deberás reunir todos los ingredientes. Así que cuando lo tengas todo listo, sigue las siguientes instrucciones y en poco minutos podrás disfrutar de un delicioso café americano.

Ingredientes

  • Café molido en polvo.
  • Agua
  • Azúcar

Preparación

  1. Lo primero que deberemos hacer, es un café cargado y puro. Puedes utilizar para esto una cafetera eléctrica.
  2. Ponemos a calentar 1 litro de agua. café americano
  3. Una vez que el café y el agua se encuentren listos. En un recipiente adecuado, puede ser una jarra, mezclamos el café con el agua.
  4. La mezcla consistiría en tres medidas de café por una de agua.
  5. Es importante, que la medida que utilicemos sea la misma, tanto para el café como para el agua.
  6. Servimos en una taza grande, endulzamos a gusto.

Y ya está listo nuestro café americano.

Consejo

Para poder apreciar bien el sabor y aroma, es importante que se beba bien caliente.

¿Conoces alguna otra variante del café americano?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí