café americano

Seguramente, al igual que yo, eres de esos consumidores empedernidos de café y te habrás encontrado en más de una ocasión con el café americano.

Yo, por lo menos me he preguntado por qué se le llama americano a esa forma tan popular de preparar la infusión de este grandioso grano.

Es difícil encontrar el origen de este nombre, pero me arriesgo a dar mis hipótesis. Si tienes otra diferente, puedes añadirla, así entre los dos, quizás logremos descifrar el origen.

café americano

El nombre de “americano” puede hacer referencia al norte del continente de este mismo nombre, específicamente a los Estados Unidos de América, donde es muy común consumir el café en tazas grandes, que en algunos países hispanohablantes se les llama jarra de café.

La característica fundamental es que se prepara y consume con gran cantidad de agua. Quizás intentando hacer una bebida más parecida al .

Esta característica me hace pensar en un país cuya fama y prestigio de su café es universal, me refiero a Colombia.

En este país ubicado en Suramérica, el café es el rey. Se le llama popularmente por el nombre de tintico. Convirtiéndose esta bebida en una infusión de café claro, donde el agua prevalece ante la concentración del grano.

Escucha “Cómo Preparar El Café Americano” en Spreaker.

Lo que si estamos seguros es que cuando pedimos un café americano todos estamos claros que es un café suave, incluso, algunas personas se refieren a esta bebida con el sobrenombre de café aguado.

Veamos cómo preparar un café americano auténtico:

Para preparar esta deliciosa bebida, necesitarás muy poco tiempo; pero por spuesto, antes que nada, deberás reunir todos los ingredientes. Así que cuando lo tengas todo listo, sigue las siguientes instrucciones y en poco minutos podrás disfrutar de un delicioso café americano.

Ingredientes

  • Café molido en polvo.
  • Agua
  • Azúcar

Preparación

  1. Lo primero que deberemos hacer, es un café cargado y puro. Puedes utilizar para esto una cafetera eléctrica.
  2. Ponemos a calentar 1 litro de agua. café americano
  3. Una vez que el café y el agua se encuentren listos. En un recipiente adecuado, puede ser una jarra, mezclamos el café con el agua.
  4. La mezcla consistiría en tres medidas de café por una de agua.
  5. Es importante, que la medida que utilicemos sea la misma, tanto para el café como para el agua.
  6. Servimos en una taza grande, endulzamos a gusto.

Y ya está listo nuestro café americano.

Consejo

Para poder apreciar bien el sabor y aroma, es importante que se beba bien caliente.

¿Conoces alguna otra variante del café americano?

Beneficios para la salud del café

La eficacia del café como combustible cerebral de alto rendimiento lo convierte en oro líquido, y no es sorprendente que el ingrediente activo principal del café, la cafeína, sea la droga psicoactiva más utilizada en el mundo. La conexión entre la principal fuente botánica de la cafeína, la planta de café, y nuestra propia bioquímica es uno de los mejores trucos de la naturaleza.

“El hecho es que el 85% de la población de los EE. UU. Consume cafeína todos los días”, dice Sally Greenberg, directora ejecutiva de la Liga Nacional del Consumidor. “Y si bien sabemos dónde encontrarlo y [nosotros] consumimos mucho de él, la mayoría de los estadounidenses no están ‘alfabetizados con cafeína'”.

La cafeína y la genética.

¿Tienes un amigo que puede tomar cinco tazas de café al día y seguir durmiendo como un bebé, mientras sigues zumbando durante 8 horas después de una porción de Joe? Gracias a tus padres; La razón puede estar en su genética.

La sensibilidad a la cafeína varía de persona a persona. He aquí por qué: la enzima CYP1A2 metaboliza el café en el hígado. Y la cantidad de CYP1A2 que cree depende de su gen CYP1A2 (apropiadamente denominado). Los leves cambios en este gen pueden afectar la manera en que una persona procesa la cafeína. Además, otro gen llamado AHR regula el gen CYP1A2, al encenderlo y apagarlo, y los cambios en tu gen AHR pueden afectar la cantidad de regulación del CYP1A2.

Hay aún más genéticas en juego en el café de la mañana. La Escuela de Salud Pública de Harvard encontró 6 nuevas variantes genéticas asociadas con la forma en que las personas metabolizan la cafeína. Su estudio de 120,000 personas reveló:

  • 2 genes relacionados con el metabolismo del café. Los que beben más café probablemente tengan formas inusuales de estos genes.
  • 2 genes asociados con la forma en que la cafeína afecta al cerebro con refuerzo positivo. Los grandes consumidores de café tienen más probabilidades de tener variantes de los genes que conducen a un aumento de los niveles de serotonina en el cerebro en respuesta a la cafeína (lo que hace que esas personas se sientan especialmente recompensadas y felices con la cafeína).
  • 2 genes que regulan la grasa y el azúcar en el torrente sanguíneo como respuesta a la cafeína. Estos genes no se habían relacionado previamente con los efectos neurológicos de la cafeína. Las personas que beben más café a menudo tienen una mutación que influye en la detección de glucosa en el cerebro.

No hay dos bebedores de café iguales. Sus combinaciones genéticas y la química cerebral crean su relación única con la cafeína.

Tu cerebro en cafeína

Cuando la cafeína llega al cerebro, suprime un neurotransmisor llamado adenosina. La adenosina influye en la atención, el estado de alerta y el sueño. Se acumula en su cerebro a medida que avanza el día, como el mercurio que sube en un termómetro. Cuando la adenosina alcanza un cierto nivel, su cuerpo decide que es hora de acostarse. Tiene problemas para mantenerse despierto y prestar atención. Cuando duermes, la adenosina se reinicia, el termómetro vuelve a cero durante la noche, y te despiertas en la alerta de la mañana y listo para salir.

La cafeína compite con la adenosina. Se une a ciertos receptores en el cerebro como una llave que encaja en una cerradura. Si la cafeína está en la cerradura, la adenosina no se puede unir y no puede adormecerla. Al bloquear la adenosina, la cafeína mantiene la célula en funcionamiento y te mantiene despierto.

Cuando la cafeína bloquea la adenosina, los químicos del cerebro estimulantes como el glutamato y la dopamina se unen a la fiesta y fluyen más libremente, lo que le brinda un aumento de energía, mejora el rendimiento mental y reduce el deterioro mental relacionado con la edad. La cafeína también aumenta la serotonina, un factor de influencia importante en el estado de ánimo. El impulso te hace sentir más positivo y es lo suficientemente fuerte como para afectar de manera mensurable a la depresión. Así es: una taza de café por la mañana puede hacerte una persona más feliz.

Los estudios también muestran que la cafeína mejora el aprendizaje hasta en un 10%. La cafeína puede aliviar los dolores de cabeza y las migrañas al contraer los vasos sanguíneos en el cerebro que se abren demasiado. Eso hace que tomar café sea uno de los trucos más fáciles para el cerebro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí