ajoblanco malagueño

Comenzamos la semana con una gran sonrisa. La receta de ajoblanco malagueño, es sabrosa y también ideal para los días de calor. El ajoblanco es algo así como la porra antequerana, la sopa fría más popular de Málaga.

Todos y cada uno de los chefs la incluyen en sus menús, y la mayor parte de ellos le dan su toque personal.

ajoblanco malagueño

Esta receta ajo blanco malagueño de hoy es mi versión muy personal, la que hago en casa con bastante frecuencia. Sobre todo en los veranos, cuando la preparo, no dura mucho en la nevera. Resulta una sopa saludable, refrescante y muy simple de preparar.

Otras recetas fáciles de hacer >> Ensalada de remolacha cruda y manzana

Además de esto, el toque final se lo dan las tradicionales uvas con las que se decora el plato y su sabor. Cuantas más dulces mejor, puesto que introducen un contraste dulce-salobre exquisito. Más asimismo puedes presentarlo con un crujiente de jamón, sencillísimo de preparar y que le da un puntito salobre de lo más deseable.

Cómo preparar el ajoblanco malagueño fácilmente

Ingredientes ajoblanco malagueño

  • 300 gr de almendras
  • 75 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 15 ml de vinagre
  • 1 diente de ajo
  • 750 ml de agua mineral
  • 6 lonchas de jamón ibérico
  • 1 naranja
  • 1 racimo de uvas blancas
  • Pan del día anterior
  • Sal

ajoblanco malagueñoCómo preparar receta ajo blanco malagueño

  1. Comienza por triturar las almendras hasta conseguir una pasta fina.
  2. Pon en el vaso de la batidora todos los ingredientes y bate hasta que la textura sea cremosa. Fíjate en que no tenga grumos y que todos los ingredientes estén bien incorporados.
  3. Pasa por un chino o por un colador que sea fino.
  4. Reserva en la nevera.

Para el crujiente de jamón serrano

  1. Coloca las lonchas de jamón serrano entre 2 hojas de papel de cocina.
  2. Llévalas al microondas 1 minuto, a máxima potencia. Si al tocarlas con los dedos notas que aún no están crujientes, vuélvelas a poner unos 30 segundos más.
  3. Estate al tanto de que el jamón no se seque demasiado porque se quemará. También ten en cuenta que cuando se enfríen se ponen más crujientes.

A la hora de servir la sopa fría, acompáñala con unas uvas y el jamón. Esta combinación es perfecta, las uvas blancas y el jamón crujiente hacen un contraste maravilloso.

Además de esto, el ajoblanco malagueño puedes guardarlo en la nevera de forma perfecta durante 3 o 4 días y también irlo tomando como tentempié o bien primer plato, ¡sienta excelente!

Si te ha gustado este post, no dejes de compartirlo en las redes sociales con tus amigos. Seguramente les encantará conocer un plato típico de Málaga.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí