Bombe Alaska

El recuerdo de comer con mi familia en el restaurante Sierra Maestra, en el último piso del Hotel Habana Libre (antiguamente Habana Hilton), viene asociado directamente con uno de mis postres favoritos, el Baked Alaska o Bombe Alaska.

La emoción que me causaba cuando apagaban las luces del restaurante para darle aún más protagonismo al show del flambeado.

Bombe Alaska

Más tarde y con más años, esa emoción la sentía cuando abrían el techo del cabaret Turquino y los astros se unían a las estrellas de la noche habanera.

Qué tal si hoy te cuento como “epatar”, o lo que es lo mismo, causar gran asombro a tus familiares y amigos con un postre, que parece una estrella de cabaret, por lo de glamoroso y fácil…

Normalmente se usa una tarta como base, pero yo voy a usar galletas oreo para variar.

Cómo preparar Bombe Alaska con galletas Oreo

Ingredientes

Para la tarta

  • Galletas Oreo
  • Helado de chocolate
  • Merengue italiano
  • Licor de menta
  • Ron Añejo

Para el merengue italiano

  • Tres claras de huevo
  • Unas gotas de limón
  • Una pizca de sal
  • 200g de azúcar
  • Agua

Preparación

  1. En un molde, cubres el fondo con galletas oreo y alterna capas de helado y galletas hasta cubrir el molde.
  2. Reserva en el congelador hasta la hora de servir. Bombe Alaska
  3. Llegada esa hora, es tiempo de hacer el merengue.
  4. Pon la misma cantidad de azúcar que de agua en un cazo al fuego para hacer un almíbar.
  5. Comienza a batir las claras de los huevos a velocidad media, con unas gotas de zumo de limón.
  6. Cuando las claras estén casi a punto de nieve, incorpora el almíbar todavía hirviendo con un chorrito continuo.
  7. Pon la velocidad máxima y sigue batiendo hasta que quede un merengue brillante y firme.
  8. Entonces desenmolda el helado con galletas Oreo.
  9. Cúbrelo groseramente con el merengue.
  10. Digo groseramente para que te queden cavidades en las que se refugie el licor a la hora de flambear.

Para flambear:

  1. Unes el ron con el licor de menta, le prendes fuego y rocía por encima del merengue.

No te olvides de pedirle a alguien que baje las luces para que crees el efecto maravilloso del ¡Oreo Bombe Alaska!

Ya me contarás que tal te fue ¿ok?

Como siempre me despido a lo cubano

Chao pesca’o y a la vuelta… ¡picadillo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí