Go Back
Imprimir

Cheesecake de calabaza

Este Cheesecake de calabaza es increíblemente fácil de preparar con ingredientes simples. Le gustará a todos por su sabor y suavidad.
Plato Postre
Cocina Americana
Keyword Cheesecake de calabaza
Tiempo de preparación 20 minutos
Tiempo de cocción 3 horas
Enfriar 8 horas
Tiempo total 11 horas 20 minutos
Calorías 588kcal

Ingredientes

Para la base

  • 400 g de galletas de jengibre
  • 1 cda de azúcar moreno
  • ½ taza de mantequilla sin sal

Para el relleno de calabaza

  • 900 g de queso crema
  • ¼ taza de crema agria
  • tazas de azúcar blanca
  • 425 g de puré de calabaza
  • 6 huevos grandes
  • 1 cda de extracto de vainilla
  • 1 cda de especias para pastel de calabaza

Elaboración paso a paso

  • Precaliente el horno a 180ºC.
  • Cubra el fondo de un molde desmontable de 22 cm con papel vegetal y engráselo con aceite vegetal.
  • Envuelva el molde desmontable en 2 capas de papel de aluminio.
  • Prepare la base triturando las galletas de jengibre.
  • En un tazón grande mezcle las galletas trituradas con el azúcar moreno.
  • Vierta la mantequilla derretida encima y mezcle hasta que sea una masa húmeda.
  • Transfiera esta mezcla al molde preparado y extiéndala en una capa uniforme por todo el fondo, presionando para que la base quede lo más compacta posible.
  • Hornee la base de galletas de jengibre durante unos 15 minutos, hasta que esté dorada y fragante.
  • Retire del horno y deje enfriar.
  • Reduzca la temperatura del horno a 165ºC.
  • Prepare el relleno de calabaza mientras se hornea la base, mezclando el queso crema, la crema agria y el azúcar, hasta que la mezcla esté suave y cremosa.
  • Agregue el puré de calabaza y bata hasta que se integre.
  • Añada lentamente, sin dejar de batir, los huevos batidos, el extracto de vainilla y las especias para pastel de calabaza.
  • Bata hasta que todos los ingredientes se integren y sea una mezcla homogénea.
  • Cuando la base se haya refrescado, vierta el relleno de calabaza sobre la base de galleta de jengibre.
  • Golpee suavemente el molde contra la encimera varias veces para liberar las burbujas de aire.
  • En la rejilla del horno en la posición central, coloque una cazuela o un molde para hornear grande y ponga dentro el molde con el cheesecake.
  • Vierta agua caliente en la cazuela hasta llegar a la mitad del molde envuelto en papel de aluminio.
  • Hornee durante 1 hora y 45 minutos, hasta que los bordes estén firmes. Puede que el centro del Cheesecake todavía esté un poco flojo.
  • Apague el horno pero deje dentro el Cheesecake durante 1 hora, con la puerta entreabierta.
  • Saque el molde del baño maría y colóquelo en la encimera para que se enfríe completamente.
  • Cuando el Cheesecake de calabaza esté a temperatura ambiente, refrigere durante 8 horas al menos.
  • Pasado este tiempo, retire el papel de aluminio, pase un cuchillo por los bordes del molde y retire el anillo del molde desmontable.
  • Pase una espátula de metal delgada por debajo de la base para despegarla del fondo del molde.
  • Sirva el Cheesecake de calabaza y si lo desea añada una cucharada de nata montada, espolvoree con nuez moscada recién rallada y rocíe con un poco de caramelo salado.