Go Back
Imprimir

Calabacín horneado con limón y parmesano

Esta receta de calabacín horneado con limón y parmesano es fácil y rápida de hacer. Sorprenderás a todos con este delicioso plato.
Plato Entrante
Cocina Internacional
Keyword Calabacín horneado
Tiempo de preparación 15 minutos
Tiempo de cocción 15 minutos
Tiempo total 30 minutos
Calorías 178kcal

Ingredientes

  • 4 cdas de aceite de oliva
  • ½ taza de harina de trigo para todo uso
  • 1 cdta de sal gruesa
  • 1 cdta de pimienta negra recién molida
  • 4 huevos grandes
  • 1 taza de pan rallado o panko
  • ½ taza de queso parmesano rallado
  • 1 cdta de ralladura de cáscara de limón
  • 2 cdas de perejil fresco
  • ¼ taza de albahaca fresca
  • 1 cdta de ajo en polvo
  • 340 g de calabacín, cortado en forma de zoodles

Para decorar

  • ½ cdta de sal gruesa
  • 1 cda de queso parmesano rallado
  • ½ cdta de ralladura de cáscara de limón
  • 1 cdta de perejil fresco
  • Rodajas de limón

Elaboración paso a paso

  • Precaliente el horno a 220ºC.
  • Cubra 2 bandejas para hornear con papel vegetal y rocíe cada papel con 1 cucharada de aceite de oliva.
  • Prepare tres platos poco profundos y colóquelos como una línea de montaje.
  • En el primer plato, mezcle la harina con ½ cucharadita de sal y ½ cucharadita de pimienta.
  • En el plato del centro, agregue los huevos batidos.
  • En el último plato, mezcle el pan rallado con ½ taza de queso parmesano rallado, 1 cucharadita de ralladura de cáscara de limón, el perejil, la albahaca, el ajo en polvo, ½ cucharadita de sal y la ½ cucharadita restante de pimienta.
  • Si los zoodles de calabacín son particularmente largos, córtelos en trozos de aproximadamente 12 cm.
  • Coloque unos cuantos zoodles primero en la harina, luego en el huevo y luego en la mezcla de pan rallado. 
  • Sacuda el exceso de migas y, sin amontonarlos, coloque los zoodles empanizados en una sola capa sobre las bandejas para hornear preparadas.
  • Rocíe los zoodles con el aceite de oliva restante.
  • Hornee durante unos 15 minutos, hasta que estén dorados y crujientes.
  • Retire las bandejas del horno y espolvoree el calabacín con la ½ cucharadita de sal, 1 cucharada de queso parmesano, ½ cucharadita de ralladura de limón y 1 cucharadita de perejil.
  • Sirva caliente el calabacín horneado con limón y parmesano, decore con las rodajas de limón y acompañe con una salsa de su gusto.